SEMBRADORES DE CONTENIDOS SALUDABLES

-Escucha el audio-

 

“Para que siga siendo posible dar empleo, es imperioso promover una economía que favorezca la diversidad productiva y la creatividad empresarial. Por ejemplo, hay una gran variedad de sistemas alimentarios campesinos y de pequeña escala que sigue alimentando a la mayor parte de la población mundial, utilizando una baja proporción del territorio y del agua, y produciendo menos residuos, sea en pequeñas parcelas agrícolas, huertas, caza y recolección silvestre o pesca artesanal. Las economías de escala, especialmente en el sector agrícola, terminan forzando a los pequeños agricultores a vender sus tierras o a abandonar sus cultivos tradicionales. Los intentos de algunos de ellos por avanzar en otras formas de producción más diversificadas terminan siendo inútiles por la dificultad de conectarse con los mercados regionales y globales o porque la infraestructura de venta y de transporte está al servicio de las grandes empresas. Las autoridades tienen el derecho y la responsabilidad de tomar medidas de claro y firme apoyo a los pequeños productores y a la variedad productiva. Para que haya una libertad económica de la que todos efectivamente se beneficien, a veces puede ser necesario poner límites a quienes tienen mayores recursos y poder financiero”.

Les he compartido un extracto del ítem 129 de la Encíclica “LAUDATO SI” del Papa Francisco, referente al beneficio que habría con la existencia de los pequeños productores, según lo publicado como intención universal en la Red Mundial de Oración para este mes de abril de 2016. Sin perjuicio de esta personalización de la intención del mes, señalada en la hojita de esta Red Mundial (ex Apostolado de la Oración), hagamos un “ejercicio” con relación al aspecto conceptual de dicha intención. Si bien parece un atrevimiento, no lo es, ya que estamos refirmando los sanos conceptos del mismo Papa Francisco.

En este caso es sobre el valioso aporte que los productores y emisores del Servicio de Radiodifusión (de Radio y Televisión Abierta) pueden ofrecer a la humanidad en el aspecto de cultivar el terreno concedido (frecuencias asignadas) con un mensaje distinto, al alcance de todos. Esto hay que tenerlo en cuenta si se considera la tendencia hacia la extinción internacional de este Servicio, especialmente de la Televisión Abierta, directa y gratuita, muchas veces desconocido y que está siendo considerado como anticuado, a partir del avance de las nuevas tecnologías. Por un instante, cambiemos alguno de los términos y veremos que los conceptos que queremos trasmitir sobre este tema, son semejantes:

Para que siga siendo posible dar empleo, es imperioso promover una economía que favorezca la diversidad productiva y la creatividad empresarial. Por ejemplo, hay una gran variedad de sistemas (QUE PUEDEN “ALIMENTARNOS” MEJOR) de pequeña escala que siguen alimentando a la mayor parte de la población mundial, utilizando una baja proporción DE RECURSOS EN PEQUEÑOS TERRITORIOS, DE TIPO ARTESANAL. Las economías de escala, especialmente EN ESTE SECTOR terminan forzando a los pequeños EMISORES a vender o a abandonar sus EMPRENDIMIENTOS tradicionales.

Los intentos de algunos de ellos por avanzar en otras formas de producción más diversificadas terminan siendo inútiles por la dificultad de conectarse con los mercados regionales y globales o porque la infraestructura de venta y de transporte está al servicio de las grandes empresas. Las autoridades tienen el derecho y la responsabilidad de tomar medidas de claro y firme apoyo a los pequeños productores y a la variedad productiva. Para que haya una libertad económica de la que todos efectivamente se beneficien, a veces puede ser necesario poner límites a quienes tienen mayores recursos y poder financiero.

Volviendo a la Encíclica “LAUDATO SI” del Papa Francisco, el ítem 129 termina diciendo:

“Una libertad económica sólo declamada, pero donde las condiciones reales impiden que muchos puedan acceder realmente a ella, y donde se deteriora el acceso al trabajo, se convierte en un discurso contradictorio que deshonra a la política. La actividad empresarial, que es una noble vocación orientada a producir riqueza y a mejorar el mundo para todos, puede ser una manera muy fecunda de promover la región donde instala sus emprendimientos, sobre todo si entiende que la creación de puestos de trabajo es parte ineludible de su servicio al bien común”.

Fuente:
www.telemision21.com.ar